Información Turística del Amazonas

El Amazonas colombiano hace parte de una zona muy amplia compartida con Venezuela, Brasil, Perú, Ecuador, Suriname, Guyana y Bolivia y es catalogada como el pulmón del mundo. Su importancia radica en que es un gran regulador de dióxido de carbono y productor de oxígeno, por medio de sus más de siete millones de kilómetros cuadrados de selva tropical. Si fuera un país, sería el noveno más grande del mundo.

En Colombia esta selva es bañada por los ríos más importantes del país (Caquetá, Putumayo, Guaviare, Vichada, Vaupés, Inírida y Amazonas). Cuenta además con una gigantesca riqueza de flora y fauna que, según la World Wildlife Fund (WWF), incluye en el territorio 158 especies de anfibios, 674 de aves, 212 de mamíferos, 195 de reptiles, 753 de peces y más de 6300 plantas diferentes de flora.

El departamento del Amazonas es la región más al sur de Colombia y está llena de grandes selvas tropicales que brindan un clima cálido y húmedo, con una temperatura promedio de 25°C y precipitaciones lo largo del año. La complejidad de su hidrografía no permite la construcción de carreteras, y es por esto que las vías de acceso se basan en el transporte fluvial y aéreo. Su capital es la ciudad de Leticia y ofrece al visitante maravillosos paisajes y experiencias inolvidables por vivir. Comparte frontera con Perú y Brasil, de modo que se puede llegar a la ciudad brasilera de Tabatinga caminando, pues la frontera pareciera estar dentro de una misma ciudad.

La gran diversidad no solo se manifiesta en sus animales y plantas, sino también en las comunidades indígenas y locales que hacen presencia en la zona, quienes estarán gustosos de recibir a los visitantes para enseñarles sus platos típicos, frutas, tradiciones, costumbres, bailes y lugares hermosos y únicos. Algunas de las culturas indígenas con las que tendrás contacto en el Amazonas colombiano son: los Uitoto, Ticuna y Bora, aunque aún también hay tribus que no tienen mucho contacto con el mundo occidental.

A diferencia de la mayoría de los lugares en Colombia, no hay una conexión terrestre que conecte la ciudad de Leticia con el resto del país. Por esto la forma más rápida, cómoda y segura de llegar a la ciudad es tomar un vuelo al aeropuerto Internacional, con una duración aproximada de dos horas desde Bogotá. Muy cerca de Leticia se encuentra también el Aeropuerto Internacional de Tabatinga, en territorio brasileño.

Sin embargo, dentro de la zona hay carretera y transporte público para llegar a la mayoría de los parques. Dentro de Leticia, el transporte más usado son los Taxis Tuc Tuc, siendo así la forma más fácil de desplazarse de un lugar a otro. Además, están los botes en el río amazonas para llegar a sitios como la Isla de los Micos y Puerto Nariño. Como conexiones internacionales, también se puede llegar en barco a las ciudades de Iquitos (Perú) a 36 horas en barco y a Manaos (Brasil) en 3 días.

  • Noviembre: Festival de música popular amazonense el Pirarucú de Oro.

El Pirarucú es uno de los peces más emblemáticos de la región, un gigante que puede crecer poco más de tres metros de largo y llegar a pesar 250 kilogramos. En honor a éste se celebra cada 28 de noviembre una fiesta en donde convergen la cultura, la gastronomía, las tradiciones y la música del Amazonas. Integra además los tres países que comparten este río (Perú, Colombia y Brasil).

Es importante a la hora de viajar a Leticia recordar que es una zona muy húmeda y cálida. La precipitación media multianual es de 3194 mm. La temporada de lluvias va desde el mes de enero al mes de marzo, durante la cual el nivel del río puede alcanzar hasta 10 metros de inundación. La temporada en que menos llueve va de julio a agosto, en la cual las aguas del río descienden y el paisaje se transforma, descubriendo playas en algunas partes del río. Cada una de las temporadas cambia drásticamente el paisaje, alterando incluso las rutas de transporte por el río. La temperatura media anual es de 25°C y máxima promedio de 30°C, alcanzada en los meses de octubre y noviembre. Es mejor ir preparado para la lluvia y el calor. Se recomienda que el viajero se aplique la vacuna de la fiebre amarilla 10 días antes del viaje. La protección contra los mosquitos es primordial, pues habrá muchos.

Dado que la mayoría de las actividades son en la selva, se recomienda el uso de ropa fresca y clara, botas resistentes al agua y protección contra los rayos solares.

Para Ofrecer

  • Río Amazonas

    Además de ser una vía fluvial muy importante que conecta con diferentes destinos en la región amazónica, el río en brinda una gran riqueza, gracias al ecosistema que en él vive. Uno de los principales atractivos de la región, es el avistamiento del delfín rosado del amazonas, una especie que puede llegar a pesar 200 kilos y medir 2,50 metros de longitud. Este animal se muestra a los visitantes que transitan por el imponente río, siendo una de las muchas especies que se pueden apreciar al visitar la región.

  • Parque Mundo Amazónico

    Esta reserva natural es de hecho un centro de educación ambiental, en el cual puedes conocer, de la mano de un guía local indígena, acerca de las diferentes culturas y comunidades que han habitado la región por miles de años. Hay además un jardín en el cual se encuentran las especies más representativas de la región y sus usos por los pobladores, un acuario con algunos de los peces endémicos y la oportunidad de recorrer la selva y todo lo que se esconde entre su espesura.

  • Reserva Marashá

    Para llegar a esta reserva, es necesario tomar un bote por el río amazonas y luego, dependiendo de la temporada, caminar entre la selva, teniendo así la oportunidad de ver animales como el oso perezoso, monos fraile, gran variedad de aves, insectos, reptiles y árboles de imponente tamaño. Al llegar a la construcción en el lago, tendrás diferentes opciones de actividades, entre ellas: hacer kayak, pesca, safaris nocturnos por el lago para ver caimanes o descansar en hamacas disfrutando del clima y el hermoso paisaje.

  • Reserva Natural Tanimboca

    Este lugar queda a tan solo 30 minutos de la ciudad de Leticia. En esta reserva tendrás la oportunidad de dormir en medio de la selva en cabañas construidas en los árboles. Si pasas la noche allí, experimentarás los sonidos de la selva. Si es de tu agrado, existe la posibilidad de realizar safaris nocturnos en compañía de un nativo para encontrar gran variedad de animales, como tarántulas o ranas venenosas. Este parque ofrece también la actividad de Canopy para poder ver la selva desde las alturas, pasando entre los árboles.

  • Puerto Nariño

    A 75 kilómetros de Leticia por el río Amazonas, se encuentra la segunda población más grande de este departamento. Conocido como “El pesebre de Colombia”, este municipio es un gran ejemplo de cómo el hombre puede coexistir con la naturaleza de una forma sostenible y sustentable. Los carros están prohibidos, el manejo de basuras es excelente, reciclan de forma eficiente y el agua lluvia es utilizada por todos sus habitantes. Ofrece al turista paz, tranquilidad y varias opciones de turismo de naturaleza.

  • Isla de los Micos

    En esta pequeña isla ubicada a un lado del río amazonas, se puede experimentar el contacto directo con monos fraile, los cuales viven en los árboles de esta isla, pero que, ya acostumbrados a la visita de los turistas, bajan a pedir comida. Estos monos se suben en las personas sin miedo ni pena, y si algo les molesta, simplemente se retiran a su árbol favorito. En esta isla, algunos locales venden sus productos hechos con “Palo Sangre” una madera rojiza muy resistente.

  • Macedonia

    En esta pequeña población de la etnia Ticuna (antigua comunidad que ha vivido por siglos en el amazonas), el visitante tiene la oportunidad de conocer a sus habitantes, quienes encontraron en el turismo una forma de vida. Ellos también ofrecen sus productos hechos con Palo Sangre, y cuentan y muestran algo de sus tradiciones y bailes invitando al turista a participar en ellas.

  • Puerto Alegría

    Esta es la primera parada que se hace en la mayoría de los tours por el río amazonas. Es una pequeña villa en el lado peruano del río, en donde sus habitantes ofrecen a los turistas la opción de alimentar y, en algunos casos, sostener animales salvajes como una anaconda, un tigrillo, monos y aves. Pelecanus SAS no ofrece esta parada en sus tours porque entre los principios de la compañía está el mantener buenas prácticas medioambientales y propender por un turismo sostenible. La explotación irresponsable de la fauna y la flora y mantener en cautiverio animales silvestres atentan contra la sostenibilidad y el medio ambiente.

Destacados Actualmente

2020-01-03T15:54:44+00:00